Casi un millón de niños colombianos están excluídos del sistema escolar

Un total de 997.219 niños colombianos -cuyas edades oscilan entre los cinco y 16 años- están excluidos del sistema educativo en Colombia, admitió este miércoles el gobierno de Alvaro Uribe, que anunció una estrategia para combatir la deserción en este frente.
Un total de 997.219 niños colombianos -cuyas edades oscilan entre los cinco y 16 años- están excluidos del sistema educativo en Colombia, admitió este miércoles el gobierno de Alvaro Uribe, que anunció una estrategia para combatir la deserción en este frente.
La ministra de Educación Cecilia Vélez consideró que "es una situación dramática" motivada por los problemas económicos, de desnutrición, repetición de años lectivos y dificultades de transporte. "Pero si miramos las cifras la deserción escolar registra un descenso", aseguró.
En diálogo con medios locales, la funcionaria recordó que mientras en 2002 hubo "1,6 millones de niños entre 5 y 16 años de edad por fuera del sistema educativo. Actualmente la cifra se ubica en 997.219 menores". "Es una cifra aún alta pero denota una reducción significativa", enfatizó.
Para la ministra Vélez, la meta para el 2010 es que el porcentaje de deserción escolar se ubique en el 5%. "Con una inversión de 1.100 millones de pesos (550 millones de dólares) vamos a emprender una nueva estrategia para garantizar que ningún niño en Colombia se quede sin educación".
Dicha estrategia incluye facultades a los alcaldes y mandatarios locales para que adopten medidas de tipo policial que obliguen a los padres de los menores a mandar a sus hijos al colegio.
"Por ahora quisiéramos que fuera una actitud voluntaria de los padres, pero obviamente las administraciones locales pueden pasar a medidas más coercitivas", concluyó Vélez.
De acuerdo con la ministra, los municipios que presentan una mayor tasa de deserción escolar son Leticia, Paujil, Mitú y Puerto Carreño, en los extremos sur y oriental del país.
msn-noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

aquí ¡a divulgar esas ideas, quejas, inconformidades, desahogos, y esas ingeniosas propuestas!